×

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi pierde la vida en accidente aéreo

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi pierde la vida en accidente aéreo

Irán a 20 de mayo, 2024.-  Irán se encuentra sumida en el luto tras la confirmación de la muerte del presidente Ebrahim Raisi en un devastador accidente de helicóptero. El mandatario ultraconservador, de 63 años, se encontraba a bordo de la aeronave siniestrada junto al ministro de Relaciones Exteriores, Hossein Amir-Abdollahian, y otros altos funcionarios cuando se estrelló contra una empinada montaña en la provincia de Azerbaiyán Oriental.

 

Después de una intensa búsqueda que se prolongó durante horas, los equipos de rescate lograron localizar los restos calcinados del helicóptero, confirmando las peores sospechas. Un funcionario iraní declaró a Reuters que «desafortunadamente, se teme que todos los pasajeros hayan muerto».

 

La noticia ha sacudido al país y al mundo entero, dejando un vacío de poder en uno de los momentos más tensos de la región. Raisi, un clérigo ultraconservador cercano al líder supremo Ali Jamenei, había asumido la presidencia en 2021 y rápidamente endureció las leyes morales, reprimiendo con mano dura las protestas antigubernamentales.

 

Mientras los iraníes se congregaban en las calles para rezar por el bienestar del presidente, el líder supremo Jamenei instó a la calma, asegurando que «no habrá ninguna perturbación» en el funcionamiento del país. Sin embargo, la pérdida de una figura tan influyente en el panorama político iraní sin duda tendrá repercusiones significativas.

 

El vicepresidente Mohammad Mokhber asumirá de forma interina la presidencia hasta que se convoquen nuevas elecciones en un plazo de 50 días, según lo establecido por la ley iraní. Pero la sucesión de Raisi no será tarea fácil, ya que su posición como potencial sucesor de Jamenei lo convertía en una pieza clave en el tablero de poder de Irán.

 

Mientras el mundo observa con atención los próximos movimientos de Irán, la tragedia del accidente de helicóptero ha dejado una huella indeleble en la historia del país. La pérdida de vidas humanas, especialmente de líderes políticos, siempre es lamentable, y este incidente no hace más que subrayar la fragilidad de la existencia humana.

 

Publicar comentario